Diócesis de Matagalpa

Presbítero Vicente Martinez dirige formación de Ministros Extraordinarios de la Comunión

Ministros Extraordinarios de la Comunión del Campo y de la Ciudad, la mañana de este viernes 7 de enero 2022, recibieron la primer  formación del año, dirigida por el Presbítero Vicente Martinez, párroco de la parroquia Santa Lucía en ciudad Darío, en compañía de los seminaristas Agaton Valle y Saul Martínez.

En la formación el seminarista Agaton Valle compartió el tema, la vivencia de la Comunión Eucaristíca, en donde resaltó que los ministros extraordinarios de la comunión están llamados a vivir plena y conscientemente la celebración eucarística, donde estarán en comunión con Dios en el Misterio Pascual de Cristo, centro y fundamento de la fe cristiana.

También recomendó que para este inicio de año como servidores de Cristo deben vivir bien la Santa Misa o la celebración de la palabra, para vivir la experiencia de comunión con Cristo, con los hermanos, para luego salir y llevar a Jesús Sacramentado a los hermano enfermos, quienes también participan de la Pasión de Cristo en el sufrimiento, recordandoles que donde está un enfermo, es un bautizado, un cristiano y nuestro hermano en la fe.

Seguidamente compartió la carta de Monseñor Rolando Alvarez Obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico  de la Diócesis de Estelí, sobre la espiritualidad de la Cruz, donde mencionó las tres tentaciones que sufre Nicaragua: «El odio que autodestruye, el miedo que paraliza y la desesperanza que sepulta en vida».

Puedes leer: “El Padre se muestra cercano y nuestro mejor regalo es entregarse a él”. Padre Aníbal Manzanares

Además recalcó, que en dicha carta se refleja las tres grandes fuerzas que tienen los seres humanos: «La oración, la humildad y la Caridad, la comunión espiritual consiste en un deseo ardiente de recibir a Jesús Sacramentado, y en un abrazo amoroso como si ya lo hubiésemos recibido».

Finalizó invitando a vencer el odio y vivir en el  amor de Dios y al prójimo: «Para servir al enfermo no debemos dejarnos paralizar por el miedo, más bien debemos convertirnos en testigos de la esperanza que nos viene de Cristo».

Redacción: Juana Ruiz
Diócesis Media parroquia Santa Lucía Darío.

Deja una respuesta