Diócesis de Matagalpa

“El Señor sacia nuestra hambre”, presbítero Raúl Francisco Villegas

El Domingo XVII del tiempo Ordinario se realizó dos celebraciones Eucarísticas presididas por el Presbítero Raúl Francisco Villegas, en la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe en Matiguás, sintetizando la palabra que el Señor dirige en este día a su pueblo: “El Señor sacia nuestra hambre”, aseguró el sacerdote.

Cumpliendo con las normas sanitarias los miembros del equipo de protocolo realizaron su servicio a los fieles que llegaban a vivir la Santa Eucaristía dominical, sanitizando el calzado, lavando las manos, aplicando alcohol y ubicándolos en sus respectivos lugares dentro del auditorio parroquial.

“Dios es providencia es humano, se compadece no espera que se le pida, toma la iniciativa, nos lo enseña tanto la primera lectura como el Evangelio, todos comieron, se saciaron y mucha gente que lo seguía habían visto las señales milagrosas que él hacía, hoy muchos de nosotros vamos siguiendo al Señor de los milagros”, comentó el religioso.

“Hoy por hoy el hombre sigue teniendo hambre, pero atentos, que los bienes temporales nos impiden alcanzar los del cielo; el hambre más profunda la saciamos en la Iglesia con la ayuda de los hermanos, es en la Iglesia donde nos nutrimos, alimentamos, crecemos, por eso duele cuando un hermano nuestro se va a una secta a otro sitio, aquí tenía todo para saciarse y podemos preguntarnos: ¿Qué le hacía falta a ese hermano?”.

presbítero Raúl Francisco Villegas, “El Señor sacia nuestra hambre”

Hambre de los nicaragüenses:

Continuó explicando que en “el mundo entero hay muchos tipos de hambre, para empezar por Nicaragua, encontramos la Hambre material: por eso tanta inmigración, hambre de amor: su mamá se fue para que no le faltara nada, hambre familiar: no tiene padres, cada uno vive con otra persona, se divorciaron, hambre de Justicia: tantos encarcelados en estos días, hambre del respeto a los derechos: son muchos a los que no se les escucha, se les maltrata”, indicó el Padre Villegas.

Puedes leer: Mons. Alvarez al verificarse: La solución para los problemas en Nicaragua debe pasar por la vía cívica

“El Señor no quiso que lo hicieran rey y en la actualidad hay personas que, aunque no lo digan: Yo soy el rey, con sus actos te lo dicen, tienes que creer en mí, lo que yo te digas lo tienes que aceptar, si no estás de acuerdo conmigo te diré lo que debes de decir y hacer, pensemos hermanos, no es pura coincidencia lo que vivimos hoy en Nicaragua”.

“Pidamos al señor por tantos hombres y mujeres ateos que no creen en Dios, no practican su palabra, no quieren comprometerse con el prójimo, recordemos que no sólo tenemos un cuerpo también tenemos un alma que salvar”, finalizó.

Redacción: Hermana Guadalupe de los Ángeles, religiosa Misionera Serviam.

Diócesis Media – Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, Matiguás.