Diócesis de Matagalpa

“En medio de la tempestad Cristo nos invita a la calma”. Padre Carlos Zeledón

Por motivos de la pandemia COVID-19, el padre Carlos Zeledón al igual que en toda la Diócesis, continúa celebrando la Santa Eucaristía a puertas cerradas. Así lo hizo el 9 de agosto, de la XIX semana del tiempo ordinario, en el templo parroquial San Pedro apóstol en La Patriota, Matiguás. El párroco invitó a sus feligreses a permanecer en oración y mantener la calma en estos tiempos difíciles por los que pasa la Iglesia.

Desarrolló su homilía explicando seis puntos que sobresalen este domingo:

  1. DELICADEZA: “Delicadeza con los apóstoles para que descansen después de la fuerte faena de la multiplicación de los panes”.
  2. FINESA CON LA GENTE: “Finesa de Jesús con la gente al despedirles después de la multiplicación de los panes sin hacer sentir mal a nadie, después de que lo siguieron durante todo el camino y todo el día”.
  3. HOMBRE DE ORACIÓN: “Jesús un hombre de oración, que sube al monte con toda humildad para orar y estar con su padre y agradecer todo lo que su padre le ha concedido”.
  4. HOMBRE QUE DA CONFIANZA: “Jesús un hombre que da confianza y tranquilidad a sus apóstoles que estaban gritando y creían ver un fantasma, les invita a tener confianza plena en él”.
  5. HOMBRE DE PACIENCIA Y DOMINIO: “Jesús hombre de paciencia y dominio de si mismo para no llamar la atención a sus apóstoles por su falta de fe, sobre todo llamó la atención a Pedro”.
  6. HOMBRE QUE NOS ACOMPAÑA: “Jesús hombre que nos acompaña en las buenas y en las malas, cuando hay olas y hay calma”.
Padre Carlos Zeledón al igual que en toda la Diócesis, continúa celebrando la Santa Eucaristía a puertas cerradas.

El padre Carlos Zeledón invitó a tener calma en medio de la tempestad: “En estos momentos que vivimos en nuestra Nicaragua, estamos sintiendo las fuerza del viento contra nuestra barca que es la Iglesia. Preguntémonos: ¿Qué hacemos cuándo sentimos tempestad y fuertes olas? ¿Qué hacemos? Miramos hacia arriba con fe y confianza a Dios, o miramos hacia abajo gritando y desesperados por la tempestad”.

Orar por la iglesia para que no sea mancillada:

Para que a todos los hijos de Dios, se le sea respetada su integridad el Padre Carlos Zeledón hace un llamado a sus fieles: “Cuidemos por favor hermanos al Santísimo en las capillas y sede parroquial, seamos hombres y mujeres de oración. La oración y el ayuno son las fuentes más eficaz para derrumbar las fuerzas del maligno y no soltar de nuestras manos el santo Rosario porque en el tiempo menos esperado el corazón inmaculado de la Virgen María triunfará”

Puedes leer: Monseñor Rolando Alvarez: “Las grandes construcciones se comienzan con pequeños y sencillos gestos”

“Así como cae este fuerte aguacero en estos momentos, así será el torrencial de bendición enviado por Dios a su pueblo nicaragüense”, indicó el párroco Zeledón.

Redacción: Antonio González.
Parroquia San Pedro La Patriota, Matiguás.