Diócesis de Matagalpa

“No pierdan la esperanza, en Nicaragua sucederá una acción sobrenatural”. Monseñor Rolando Alvarez en Santuario del Divino Niño

“No pierdan la esperanza porque la acción que sucederá en nuestro país, no será humana, será sobrenatural, vendrá de la Virgen Santísima y de su hijo, el Divino Niño”, dijo Monseñor Rolando José Alvarez Lagos, Obispo de la Diócesis de Matagalpa, al presidir el mediodía del domingo 18 de julio, la solemne celebración Eucarística desde el Santuario Diocesano del Divino Niño Jesús, ubicado en la comunidad Fuente Pura, a 12 kilómetros de la ciudad de Matagalpa, carretera a Jinotega, donde este año llegaron fieles que en pequeños grupos peregrinaron y participaron en las celebraciones Eucarísticas que todo el día se presidieron para evitar aglomeraciones ante el COVID-19.

El 2021 es el segundo año consecutivo que por la pandemia no se logra desarrollar la multitudinaria peregrinación que estaría cumpliendo su 25 aniversario.

En su mensaje el Obispo indicó que “hoy todos venimos al Santuario, y aquí a lado de estas frescas montañas del norte, Jesús nos espera y nos da su remanso. Esta semana ha sido intensa, hoy celebré la Santa Misa a las seis de la mañana en la Catedral Nuestra Señora del Rosario de la Diócesis de Estelí, luego a las diez de la mañana en la Iglesia Catedral San Pedro, Matagalpa, y ahora aquí en el Santuario, ya me sentía cansado, pero al ver esa romería de pequeños grupos que peregrinaron al Santuario, mis energías se renuevan”, indicó.

“No pierdan la esperanza, en Nicaragua sucederá una acción sobrenatural”. Monseñor Rolando Alvarez en Santuario del Divino Niño

En esto agregó que el Divino Espíritu a través del pueblo llena con su poder y su gracia no sólo al pastor, sino a cada uno, “por eso como no sentirse agradecido con el Divino Espíritu, cuando sin invitación a través de los medios de comunicación, sólo informando los horarios de Misas, el pueblo de Dios quiso hacerlo, quiso venir y peregrinar en pequeños grupos. Ya quisieran los poderosos de este mundo tener el poder de convocatoria que sólo tiene la fe, que sólo tiene el Divino Niño”, subrayó mientras los asistentes aplaudían.

Poder de convocatoria del Divino Niño:

Destacó que la última vez que se consultó con los Bomberos cuántos peregrinos calculaban con sus técnicas, habían llegado al Santuario, ellos dijeron que 60 mil, “eso no lo pueden lograr los poderosos del mundo, el pueblo de Dios peregrina, venimos al Santuario con cariño y amor, por el amor que nos tiene el Divino Niño, por el amor que nos tienen a todos los que estamos aquí, a los que están en su casa, por la radio, por la televisión y por las redes, a todos nos quiere el Divino Niño, como no escuchar esas palabras que nos dice Cristo: Vengan aquí a un lugar solitario conmigo”.

En Nicaragua sucederá una acción sobrenatural”. Monseñor Rolando Alvarez

La fuerza del Señor, la fuerza de la Iglesia:

Monseñor Alvarez mencionó que algunos se alarmaron cuando en el primer brote del COVID-19, (marzo 2020), la Iglesia tuvo que cerrar sus puertas físicas, pero no espirituales, creían que la Iglesia iba a desertar y vean que aquí vemos todo lo contrario. “El Divino Niño nos garantiza que cuando pase esta pandemia, que pasará, porque todo pasa, sólo Dios es eterno, aquí ya no habrían 60 mil peregrinos, vendrían el doble, porque vendremos a agradecer que nos libró de esta pandemia y de tantas crisis dolorosas y terribles que vivimos los nicaragüenses”.

“Prometamos al Divino Niño, que cuando pase esta pandemia, si salimos vivos de ella, que cuando pase esta crisis espantosa que vive Nicaragua, aquí vendremos en romería a agradecerle… Ánimo hermanos, no tengan miedo, si este año no pudieron venir por la pandemia, cuando esto pase aquí vendremos juntos, porque seguimos juntos buscando al Señor”.

PUEDES LEER: Padre Pablo Espinoza, ¡Nos vemos en la eternidad!

“El Divino Niño nos está viendo a los que están físicamente aquí, y a los miles y miles que están espiritualmente, y decirle a ellos que están espiritualmente que nosotros estamos aquí entregando sus peticiones y milagros que están pidiendo. Por lo tanto me voy a atrever a decir en fe, que este año van a ocurrir más Milagros que los que han ocurrido los otros tantos años, y esos son milagros para quienes vinieron físicamente y para aquellos que están hoy espiritualmente, para todos”, señaló.

Suplicar el milagro para Nicaragua:

Asimismo recordó pedir al Divino Niño el milagro para Nicaragua y que toda Nicaragua se vuelque en el campo y en la ciudad a celebrar al Divino Niño que dice: “Yo Reinaré”, y nosotros digamos: “Divino Niño en vos confío”.

“Hoy se nos presenta como el buen Pastor pequeño, y nos abre sus manos para escuchar nuestras súplicas personales, y las súplicas por Nicaragua. Hermanos no pierdan la esperanza porque la acción que sucederá en nuestro país, no será humana, será sobrenatural, vendrá de la Virgen Santísima y de su hijo, el Divino Niño”, concluyó.

Redacción y fotografías: Manuel Antonio Obando Cortedano

Deja una respuesta