Diócesis de Matagalpa

Día Octavo de la novena a San José

Día Octavo de la novena a San José, 17 de Marzo del 2021

DÍA VIII

Por la señal de la santa cruz…
Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu santo, tres personas distintas un solo Dios verdadero, en quien creo y espero y a quien amo con todo mi corazón.

Te doy gracias por haber honrado sobre todos los santos a San José con la dignidad incomparable de Padre adoptivo de Jesús, hijo de Dios, y esposo verdadero de María, Madre de Dios. Ayúdame a honrarle y merecer su protección en vida y en la hora de la muerte.

San José patrón de la Iglesia universal, y jefe de la Sagrada familia, te elijo por padre y protector en todo peligro y en toda necesidad.
Descubre a mi alma la pureza de tu corazón, tu santidad para que la imite y tu amor para agradecerte y corresponderte.
Enséñame a orar, tú que eres maestro de oración y alcánzame de Jesús por María la gracia de vivir y morir santamente. Amén.

Día Octavo de la novena a San José

DIA OCTAVO

MEDITACIÓN DEL DÍA

Paciencia de San José

Es esta una virtud que nos hace sobrellevar con alegría y paz todos los males de la vida por amor de Dios. Es necesaria la paciencia para alcanzar el cielo; y no hay virtud de más frecuente ejercicio desde que existe el pecado. En la vida de San José hubo muchas penas pero el padeció con paz, con alegría y completamente resignado a la voluntad de Dios.

Pausa (Reflexión).

Todos los descendientes de Adán tenemos que padecer y morir como consecuencia del primer pecado. Todos hemos de sufrir en este mundo por consecuencia de los pecados propios y ajenos y nadie puede variar este hecho. No está la felicidad del ser humano en huir del padecer, sino en aceptar aquello que no podemos remediar, usándolo para completar en la iglesia, la redención de Cristo.

¿Sabemos sufrir con paciencia y resignación cristianas y hasta con alegría?
Pausa (Reflexión).

Después de la meditación de cada día: los dolores y gozos de San José.

  1. Ignorando el misterio de la Encarnación quieres, José abandona a tu esposa; más un
    ángel te revela que María ha concebido por obra del Espíritu Santo.
    Después de cada gozo y dolor se dice:
    José glorioso ampara a quien contempla tus penas y gozos, Gloria a la Trinidad del cielo Padre, Hijo y Espíritu Santo, honra a la Trinidad de la tierra, Jesús, María y José. En la postrera agonía cuando mi muerte llegare, tu patrocinio me ampare y el de Jesús y María. Amén.
  2. Nace Jesús en suma pobreza y le adoran ángeles, pastores y reyes. Alcánzame la gracia de vivir en caridad y de amar la pobreza a imitación de Jesús.
    Después de cada gozo y dolor se dice:
    José glorioso ampara a quien contempla tus penas y gozos, Gloria a la Trinidad del cielo Padre, Hijo y Espíritu Santo, honra a la Trinidad de la tierra, Jesús, María y José. En la postrera agonía cuando mi muerte llegare, tu patrocinio me ampare y el de Jesús y María. Amén.
  3. Derrama sangre Dios Niño en su circuncisión y se le pone el nombre de Jesús, Salvador de su pueblo. Alcánzame la gracia de sufrir ´por Jesús uniéndome a Él para salvación de lo que sigue perdido.
    Después de cada gozo y dolor se dice:
    José glorioso ampara a quien contempla tus penas y gozos, Gloria a la Trinidad del cielo Padre, Hijo y Espíritu Santo, honra a la Trinidad de la tierra, Jesús, María y José. En la postrera agonía cuando mi muerte llegare, tu patrocinio me ampare y el de Jesús y María. Amén.
  4. Profetiza Simeón la pasión de Jesús pero anuncia sus frutos y su gloria. Alcánzame la gracia de amar a Jesús y a María y trabajar para que otros lo conozcan y amen.
    Después de cada gozo y dolor se dice:
    José glorioso ampara a quien contempla tus penas y gozos, Gloria a la Trinidad del cielo Padre, Hijo y Espíritu Santo, honra a la Trinidad de la tierra, Jesús, María y José. En la postrera agonía cuando mi muerte llegare, tu patrocinio me ampare y el de Jesús y María. Amén.
  5. Huyes de noche a Egipto con Jesús y María para salvarlos y Jesús queda libre del furor de Herodes. Alcánzame la perseverancia en el amar de Jesús, huyendo siempre de las ocasiones de pecado.
    Después de cada gozo y dolor se dice:
    José glorioso ampara a quien contempla tus penas y gozos, Gloria a la Trinidad del cielo Padre, Hijo y Espíritu Santo, honra a la Trinidad de la tierra, Jesús, María y José. En la postrera agonía cuando mi muerte llegare, tu patrocinio me ampare y el de Jesús y María. Amén.
  6. Tienes que volver a Judea donde reina Arquelao, tan cruel como su padre Herodes; pero el ángel te disipa toda inquietud. Alcánzame la gracia de verme libre de la tristeza para servir al señor con paz y alegría.
    Después de cada gozo y dolor se dice:
    José glorioso ampara a quien contempla tus penas y gozos, Gloria a la Trinidad del cielo Padre, Hijo y Espíritu Santo, honra a la Trinidad de la tierra, Jesús, María y José. En la postrera agonía cuando mi muerte llegare, tu patrocinio me ampare y el de Jesús y María. Amén.
  7. Pierdes por tres días a Jesús; más le encuentras en el templo asombrando a los doctores con la sabiduría de sus preguntas y respuestas. Alcánzame la gracia de buscar y encontrar siempre a Cristo Jesús, nuestro Dios.
    Después de cada gozo y dolor se dice:
    José glorioso ampara a quien contempla tus penas y gozos, Gloria a la Trinidad del cielo Padre, Hijo y Espíritu Santo, honra a la Trinidad de la tierra, Jesús, María y José. En la postrera agonía cuando mi muerte llegare, tu patrocinio me ampare y el de Jesús y María. Amén.
    (ACÁ SE HACE LA PETICIÓN).

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS
¡ACUÉRDATE!
¡Acuérdate!, Oh castísimo esposo de la Virgen María, dulce protector mío San José que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han invocado tu protección e implorando tu auxilio, haya quedado sin consuelo!. Animado con esta confianza, vengo a tu presencia y me recomiendo fervorosamente a tu bondad. No desatiendas mis suplicas, Oh Padre adoptivo del Redentor, antes bien acógelas propicio y dígnate socorrerme con piedad. Amén.

Día Octavo de la novena a San José