Diócesis de Matagalpa

Primer día de la Novena al Señor de Esquipulas

Primer día de la Novena al Señor de Esquipulas:

Invocación al Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor; envía Señor tu Espíritu y renovaras la faz de la tierra. Oh Dios que haz iluminado los corazones de tus fieles con la luz y la gracia de tu Espíritu, haz que seamos dóciles a ese mismo Espíritu para disfrutar de tus divinos consuelos; por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.

Ave María Purísima: Sin Pecado concebida.

Porlaseñal

Acto de contrición para todos los días.

 Jesús crucificado, Dios de inmensa Majestad, que a la vista de tu virtud y de la magnificencia de tu gloria, tiemblan las potestades del Cielo; y qué con la plenitud de tu infinita misericordia y bondad, convidas al más ingrato pecador a la remisión de sus culpas. Pequé, señor, y la muchedumbre de mis pecados sobrepuja a las arenas del mar. Pequé, dulce Jesús mío; me pesa haberte ofendido, y prometo apartarme de todas las ocasiones de ofenderte, ayudándome con tu divina gracia, que aún hallándote enojado justamente por nuestras culpas, concedes misericordia a los que invocan tu Santísimo Nombre. Pequé, dueño de mi alma. Misericordia. Jesús Salvador del mundo: Viva tu fe, viva tu amor, viva tu gracia.  Amén.

Acto de amor a Jesucristo

Compuesto por San Francisco Javier, que se dirá todos los días.

No me mueve, mi Dios, para quererte                                                                                                                         

El cielo que me tienes prometido,                                                                                                                 

Ni me mueve el infierno tan temido,                                                                                              

Para dejar por eso de ofenderte:                                                                                                                    

  Tú me mueves, Señor, muéveme el verte                                                                                                 

  Clavado en esa cruz escarnecido:                                                                                                           

 Muéveme al ver tu cuerpo tan herido,                                                                                                 

  Muéveme tus afrentas y tu Muerte.                                                                                                           

 Muéveme en fin: tú amor de tal manera,                                                                                                

  Que aunque no hubiera Cielo, Yo te amará,                                                                                                           

  Y aunque no hubiera infierno, te temiera;                                                                                                                

 No me tienes que dar porque te quiera,                                                                                                        

 Porque si cuánto espero no esperara,                                                                                                                        

Lo mismo que te quiero, te quisiera.

                                                                                                                

Oración para todos los días.

Jesús crucificado, que milagrosamente has manifestado tres sudores copiosos en tu divina y prodigiosa Imagen de Esquipulas, como para significar la multitud y acrecentamiento de nuestros pecados. Tened piedad de mí lavando mi alma con aquella sangre preciosísima que derramasteis en la agonía del Huerto. Vos sois la piscina de toda salud. A vos se acogen los enfermos. Vos sois el refugio de todos los desamparados. Vos sois  el consuelo de todos los afligidos, y todos los que claman a vos, con fe viva, consiguen el pronto remedio de sus males. Ayudad Señor, mi incredulidad para conocer que mis pecados afearon y oscurecieron vuestra hermosura. Ayudadme, Señor, para alcanzar lo que os pido en esta novena si conviene al bien de mi alma. Amén.

Oración a Nuestra Señora de los Dolores

Que se ha de decir todos los días, al fin de la novena.

Virgen dolorosísima, y la Madre más dulce y amorosa para todos los pecadores, que por tu mucha caridad te encomendó, Jesús tu            Hijo muy amado, el amparo y maternidad de todos ellos. Yo, el más indigno pecador, imploro tu auxilio e intercesión por aquel dolor que traspaso tu alma inocentísima, cuando ocupada en la mayor amargura, estuviste al pie de la cruz, viendo al manso y paciente Cordero Jesús, ser despedazado por aquellos ministros de Satanás, denegrido y oscurecido su cuerpo con los golpes, heridas y sangre qué le bañaban. Por tanto, madre mía, te suplico que mis peticiones sean oídas benignamente por tu Hijo Santísimo, y que mire su imagen de Esquipulas con tierno y arrepentido corazón para que su nombre sea alabado y bendito. Amén.

Día primero

¡Oh alma cristiana! Considera que Jesús fue anunciado con el nombre de Emmanuel para manifestarnos que Él es la prenda de la inmensa caridad con que nos amó y que habiéndose quedado con nosotros, ha de ser una perenne memoria de sus maravillas y para recordarnos que nos amásemos todos mutuamente así como Él nos amó. Por este grande beneficio quisiéramos, Señor, amarte con aquel ardiente amor con que te aman los serafines.

Tres Padrenuestros con Avemarías y Gloria

Primera canción

Ave Dios Omnipotente,                                                                                                                                                          Mi crucificado amante;                                                                                                                                         Pues por amor tan constante,                                                                                                                                   Te veo en la cruz pendiente:                                                                                                                              Por el amor eminente,                                                                                                                                          De aquel  pecho sagrado:                                                                                                               

(Resp.) Líbranos como piadoso,                                                                                                                                   De la muerte del pecado.

Oración

 ¡Buen Dios!  Pan sustancioso, que das vida eterna, que fortaleces a los flacos, levantas a los caídos, enriqueces a los pobres, sanas a los enfermos, siendo salud y remedio de todos sus males, que das vida a los muertos y los resucitas sustentándolos hasta conducirlos al monte altísimo de la gloria. Dadme, Señor, este Pan de vida comunicándome tu gracia, para que con ella pueda llegar a gozar de aquel convite celestial y de aquella mesa eterna. Amén.

Aquí se hace la petición y se concluye este día y los demás con la oración a Nuestra Señora, igual para todos los días.