Diócesis de Matagalpa

Cuarto día de la novena en honor a la Inmaculada Concepción de María

Cuarto día de la novena Se empieza diciendo:
Por la señal de la santa Cruz de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro.En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.

ACTO DE CONTRICIÓN.

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, solo por quien sois, porque os amo sobre todas las cosas, conociendo lo mucho que he pecado por mi culpa, una y mil veces, digo que de haberos ofendido me pesa; misericordia Dios mío, misericordia Propongo firmemente la enmienda de mi vida, ayudado por vuestra divina gracia, Amén.

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO.

Ven Espíritu Santo llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía, Señor, tu Espíritu. Que renueve la faz de la Tierra. Oh Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo; concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

PARA DAR LUZ INMORTAL SIENDO VOS ALBA DEL DÍA SOIS CONCEBIDA
MARÍA SIN PECADO ORIGINAL.

ORACIÓN.¡Oh Reina Purísima de los ángeles y de los hombres! Mil gracias y alabanzas te damos porque a la puertas de la vida hallaste la dracma preciosa que perdimos todos en nuestro primer principio, hallando la gracia que te salió al encuentro ya la Divinidad que te esperaba en los umbrales de la naturaleza tomando tus potencias en el primer Instante de su ser, al nobilísimo objeto que las estrenó porque se creaban solo para
El. Te rogamos, Purísima Señora, que, pues no hubo en tu Purísima Concepción ser sin conocer a Dios, ni conocimiento sin amor ni amor sin merecimiento, nos concedas conocer a nuestro Buen Padre Dios para que conociéndole le amemos, amándole le poseamos y poseyéndoLe le gocemos por toda la eternidad. AMEN.

CUARTO DIA.

Lectura Bíblica (Lc. 1,46-55)
María dijo: Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones, porque el
Poderoso ha hecho obras grandes por mí; su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace maravillas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, como lo había prometido a nuestros
padres, en favor de Abraham y su descendencia por siempre». PALABRA DE DIOS.


CANCIÓN.
Con armónica unión
se ajusta al divino acento
en Vos, sonoro instrumento
de toda la Redención,
por tocar con proporción
la música más cabal.
SOIS CONCEBIDA MARÍA
SIN PECADO ORIGINAL.

CONSIDERACIÓN.

Consideremos cómo María Santísima nos enseña a ser agradecidos con Dios y a alabarlo por todos los beneficios que nos concede. Por otra parte, las maravillas que Dios hizo en María Santísima desde su Inmaculada Concepción y su entrega total y amorosa a la obra de su Hijo en favor del género humano, justifican las oraciones y el honor que todas las generaciones cristianas le han rendido. Toda alabanza a María Santísima es un homenaje tributado a Dios del cual Ella es su criatura más perfecta; la obra maestra de su creación. El Señor ha querido que María Inmaculada sea modelo para quienes no aceptan pasivamente las circunstancias adversas de la vida personal y social y proclaman que Dios ensalza a los humildes y, si es el caso, derriba a los poderosos de sus tronos. Procuremos dedicar diariamente unos minutos a hablar con Dios y de esta manera
disponernos a cumplir su voluntad a animarnos a hacer el bien a nuestros
semejantes. El que ora está en armonía con Dios y con su prójimo.
(Aquí se puede rezar el ROSARIO, se hace la PETICIÓN y se cantan las TRES
AVE MARÍAS. Después se dice la oración del día).

LAS TRES AVE MARÍAS.

Oh Señora mía, Santa María, así como Dios Padre por su omnipotencia te hizo potentísima, así y te suplico que me asistas en mi muerte expeliendo’ y quitando todo lo que me fuera contrario. DIOS TE SALVE MARÍA.

Oh Señora mía, Santa María, así como tu Hijo Santísimo se dignó darte tanta claridad y conocimiento de suerte que alumbras al cielo con tus luces, así yo te suplico que en la hora de mi muerte alumbres e ilumines mi alma con el verdadero conocimiento de la fe corroborándola de suerte que no la manche alguna Ignorancia o error. DIOS TE SALVE MARÍA.

Oh Señora mía, Santa María, así como el Espíritu Santo, con su amor, a Ti lo Infundió totalmente, así te suplico que te dignes darme para la hora de mi muerte dulcedumbre del amor divino con la cual toda cosa amarga me sea suavísima. DIOS TE SALVE MARÍA.

ORACIÓN DEL CUARTO DIA

Señor Jesucristo, Dios y hombre verdadero, te alabamos y te damos gracias por haber escogido a María Santísima como el camino para venir a vivir con nosotros y te suplicamos, por su Intercesión maternal, que podamos ser con nuestra vida un himno a la gloria del Padre. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. AMEN.

La jaculatoria para este día será: ¡MADRE, ENSÉÑANOS A ORAR!

Puedes leer:https: Padre Raúl Villegas llama a estar alertas en Adviento

ORACIÓN FINAL.
Bendita y alabada sea la sacrosanta e Individual Trinidad de nuestro gran Dios y Señor, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres Personas distintas y un solo Dios verdadero; en quien creemos, a quien amemos de quien esperamos el perdón de nuestras culpas y la salvación eterna por su Infinita misericordia; bendita sea porque creó a Nuestra Señora, la siempre Virgen María, exenta, pura y limpia de toda culpa original, en el primer Instante de su ser natural, Amén. Jesús, María y José.

BENDITA SEA TU PUREZA
Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial Princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. Amén.

AVE MARÍA PURÍSIMA. SIN PECADO CONCEBIDA.
EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. AMÉN.

¿Quién causa tanta alegría? ¡La Concepción de María!
¿María de Nicaragua? ¡Nicaragua de María!
¿Matagalpa de María? ¡María de Matagalpa!
¡Que viva la Virgen María! ¡Que viva!