Diócesis de Matagalpa

DÍA PRIMERO, NOVENA EN SUFRAGIO POR LAS BENDITAS ALMAS DEL PURGATORIO

DÍA PRIMERO.
Por la señal de la santa Cruz de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.
INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO.
Ven Espíritu Santo llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía, Señor, tu Espíritu. Que renueve la faz de la Tierra. Oh Dios, que llenaste los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo; concédenos que, guiados por el mismo Espíritu, sintamos con rectitud y gocemos siempre de tu consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

ACTO DE CONTRICIÓN.

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, solo por quien sois, porque os amo sobre todas las cosas, conociendo lo mucho que he pecado por mi culpa, una y mil veces, digo que de haberos ofendido me pesa; misericordia Dios mío, misericordia. Propongo firmemente la enmienda de mi vida, ayudado por vuestra divina gracia, Amén.

OFRECIMIENTO PARA TODOS LOS DÍAS.

¡Padre celestial! que para salvar las almas quisisteis que vuestro Hijo unigénito, haciéndose hombre, se sujetase a la vida más pobre y mortificada y derramase su sangre en la cruz por nuestro amor! ¿Cómo dejarías sufrir largo tiempo en el purgatorio a unas almas que tanto costaron a Jesucristo y que son vuestras hijas amadísimas?
Compadeceos, pues, de estas pobrecitas almas y libradlas de sus penas y tormentos. Miradnos a todos, vivos y difuntos, con ojos de compasión y haced que celebremos un día vuestras misericordias en el eterno descanso de la gloria.- Amén.

CONSIDERACIÓN DÍA PRIMERO.

Muchas son las penas que sufren las benditas almas del Purgatorio pero la mayor de ellas consiste en pensar que por los pecados que cometieron en vida han sido ellas mismas la causa de sus propios sufrimientos. ¡Oh Jesús, Salvador mío!, yo que tantas veces he merecido el infierno, ¿cuánta pena no experimentaría ahora, si me viese condenado al pensar que yo mismo había sido la causa de mi condenación? Gracias os doy por la paciencia que conmigo habéis tenido, dadme gracia para apartarme de las ocasiones de ofenderos y tened piedad de las almas que sufren en aquel fuego por causa
mía.

MEDITACIÓN DEL DÍA: EXISTENCIA DEL PURGATORIO.

Es un artículo de fe que las almas de los que mueren con alguna culpa venial, o sin haber satisfecho plenamente a la Justicia divina por los pecados ya perdonados, están detenidas en un lugar de expiación que llamamos Purgatorio. Así lo enseña la santa Madre Iglesia, columna infalible de la verdad; así lo confirma la más antigua y constante
tradición de todos los siglos.

Más que un lugar físico, es un estado de vida temporal para la persona que muere en gracia de Dios pero imperfectamente purificada, y donde, mediante el sufrimiento, se es purificado para disfrutar plenamente de la presencia de Dios.

Es una persona salvada que vive en el amor de Dios y la salvación pero no de una manera plena. Es también un artículo de fe que nosotros podemos aliviar a aquellas Almas afligidísimas con nuestras oraciones y sufragios.

En un breve silencio meditamos lo dicho y encomendemos a Dios las Ánimas de nuestra mayor obligación y pidamos por la intercesión de María Santísima y su fiel esposo san José, la gracia que deseamos conseguir en esta Novena. Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

LAMENTOS.

Oíd, mortales piadosos, y ayudadnos a alcanzar: Que Dios nos saque de penas y nos lleve a descansar.
¡Oh vosotros, caminantes, suspended, oíd, parad, bastará sólo el oírnos a mover vuestra piedad! Hoy pide nuestra aflicción que queráis cooperar: Que Dios nos saque de penas y nos lleve a descansar.

No hay dolor, tormento, pena, martirio, cruz ni aflicción, que lleguen a ser pintura de nuestra menor pasión; solo alivia nuestros males de vuestro amor esperar: Que Dios nos saque de penas y nos lleve a descansar.
Aquí estoy en purgatorio de fuego en cama tendido, siendo mi mayor tormento la ausencia de un Dios querido, padezco sin merecer, por mí no basta alcanzar: Que Dios nos saque de penas y nos lleve a descansar.

PROPÓSITO DEL DÍA.
En sufragio de las santas Ánimas tomar la generosa resolución de asistir al Novenario cada día o de suplir haciendo la Novena en casa, si alguno estuviese impedido de ir a la Iglesia.

Puedes leer:Monseñor Alvarez: “Principios de acción para construir una nueva Nicaragua en el respeto y el amor”

ORACIÓN FINAL.
Oh María, Madre de misericordia: acuérdate de los hijos que tienes en el purgatorio y, presentando nuestros sufragios y tus méritos a tu Hijo, intercede para que les perdone sus deudas y los saque de aquellas tinieblas a la admirable luz de su gloria, donde gocen de tu vista dulcísima y de la de tu Hijo bendito. Amén. Oh glorioso Patriarca San José, intercede juntamente con tu Esposa ante tu Hijo por las almas del purgatorio. Amén.Dales, Señor el descanso eterno: R. Y brille para ellas la Luz perpetua.
Que descansen en paz. R. Así sea. Que las almas de todos los fieles difuntos, por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.