Diócesis de Matagalpa

“El camino de Emaús es el camino de cada ser humano”. Presbítero Vicente Martínez

En el jueves Eucarístico de la octava de pascua, el presbítero Vicente Martínez celebró la Santa Misa en parroquia Santa Lucía, Ciudad Darío, donde expresó, que el camino de Emaús es el camino de cada ser humano.

El presbítero inició mencionado que ese camino de Emaús es el camino del que habla el Evangelio de San Lucas, un camino en el que los discípulos iban triste porque  Jesús había muerto,  había sido crucificado, enterrado: “Ellos en él habían puesto toda su esperanza, pero al darse cuenta que lleva tres día enterrado, ellos decían ya no hay nada que hacer, por eso hoy en día ese camino es el de cada uno de nosotros los hijos de Dios, porque cuando nos encontramos en  momentos triste, desconcertados, desesperanzados, a veces decimos ya no tiene razón mi vida, ya no se que hacer, pero es ahí donde Jesús sale en nuestro  vida al camino del encuentro“.

El sacerdote manifestó que por lo tanto el camino del cristiano es un continuo caminar: “El cristiano tiene que ser una persona inquieta, es decir no se tiene que acomodar a lo poco, tiene que ser una persona con deseo de caminar en la vida, darse cuenta que la vida es para entregársela al Señor, para compartirla, porque la vida que no se comparte, que no se entrega, es una vida que se oxida”.

Seguidamente el padre dijo, que en estos tiempos hay mucha gente oxidada, que no quiere compartir la vida, no quieren practicar la caridad, la misericordia, se vuelven una  persona indiferente dura de corazón “por lo tanto en ese corazón duro Cristo no ha resucitado, ha pasado Cristo pero lejos de ellos, en cambio a estos discípulos de Emaús, que pueden ser cada uno de ustedes, puede ser un familiar, el Señor nos dice que siempre Él, estará en nuestra vida porque a pesar de lo que seamos nunca nos dejara solos”.

Jesús acompaña en el camino de la vida:

Además el presbítero manifestó: “En el camino de la vida el Señor nos acompaña, aunque a  veces no sepamos reconocerlo, el Señor está ahí presente, la pregunta es hermanos, ¿Qué tenemos que hacer para reconocerlo?, Debemos de orar, ser cristianos Eucarístico, aprender a vivir en fraternidad, porque en la vida hay gente incomoda que solo quiere perturbar nuestra vida, que ha resucitado con Cristo”.

Puedes leer: “Estamos llamados a ser testigos de la resurrección de Cristo”, padre Vicente Martínez

Concluyó haciendo la invitación a que como católicos se le debe pedir a Dios que  ayude a tratar de ser caritativos y fraternos para poder reconocer a Cristo en aquel  hermano que muestra ser soberbio e incomodo.

Redacción: Juana Ruiz, Diócesis Media Radio Santa Lucía Darío.