Diócesis de Matagalpa

Monseñor Isidoro Mora invita a consagrar la familia a Dios

En la santa Eucaristía del XVI domingo del tiempo ordinario, Monseñor Isidoro Mora, cura párroco de la parroquia de San Ramón Nonato, explicó a la feligresía que el Domingo es un día para resucitar en el Señor, pero también para orar por nuestras familias, “es por eso que debemos consagrarla a Dios, la familia es lo más santo, es lo más sagrado, por eso conságrala, ofrécesela, ponla en las manos del Señor, deja que Él guie tu familia, por eso les pido que oren juntos en familia para que en su hogar se respire la paz del Señor”, de igual modo animó a permanecer en casa y vivir este momento de pandemia en oración.

Durante su homilía también habló sobre la cizaña y el trigo, en donde ambos crecen juntos, “bien se sabe que la mies ya no es lo mismo, porque va a dar el 30, el 60 y 100 y se ve opacada por la cizaña que ha debilitado la buena cosecha del sembrador, ahí se mira como el mal va haciendo valorar lo que no es y negar lo que es, ahí miramos la contradicción, el ser humano muchas veces se cierra a lo que le ayuda a crecer, a lo que lo hace ser mejor y se abre a lo que lo destruye”, indicó Monseñor Isidoro Mora .

Lamenta que para algunos vale más la muerte que la vida:

En este punto resaltó que “muchas veces vale más la muerte que la vida, un ejemplo de ello es el aborto, ahí miramos la cizaña, el maligno que está trabajando entre los mismo seres humanos, hoy vale más una ideología que el futuro de una nación, hoy vale más las armas que construir hospitales, que construir escuelas, vale más destruir una familia que fortalecerla, se mira como se están creando familias del mismo sexo”, lamentó. A la vez animó a acercarse más al Señor que da la vida.

Puedes leer: Parroquia Divina Misericordia celebra a través de Radio y Televisión al Divino Niño

Al final de su homilía dijo que Dios es infinitamente Misericordioso que da la oportunidad de cambiar como dice en el Evangelio <>, “el Señor da la oportunidad de cambiar, siempre espera, el ser humano es débil siempre va ser frágil en su respuesta voluntaria, ¿cuánto daño hace el hombre cuando no se abre la voluntad de Dios? El Señor nos invita a despojarnos de todo aquello que nos perjudica y a crecer como hombres, como cristiano y a no dejarnos arrastrar por el mal, sino trabajar por el reino de Dios y su justicia, que Dios nos ayude a ser maduros en nuestro seguimiento, nos ayude a renunciar a todo aquello que nos perjudica y trabajemos por un reino más justo, donde verdaderamente el amor de Dios prevalezca”.


Pese a que las misas siguen sin presencia física de las personas, muchos se conectan a través de las redes sociales para vivir la Santa Eucaristía e instó a orar.