Diócesis de Matagalpa

¿Cuál es el ayuno que agrada a Dios? Padre Vicente Martínez

En el primer viernes de cuaresma el padre Vicente Martínez celebró la Santa Eucaristía desde la parroquia Santa Lucía – Darío, y en su homilía invitó a los fieles a preguntarse: ¿Cuál es el ayuno que le agrada a Dios y cuál es el que no le agrada? “A través de la primera lectura del libro del Profeta Isaías, el Señor nos muestra cuál es el ayuno que le agrada y cuál es el ayuno que no le agrada”.

“En este sentido el ayuno que quiere el Señor es de romper las cadenas de la injusticia, levantar el yugo opresor que es siempre la injusticia, la maldad que a veces reina en el corazón de mucha gente y liberar a los oprimidos”.

Presbítero Vicente Martínez

Así mismo el sacerdote llamó a recordar las palabras de San Juan Crisóstomo: “De qué te sirve dejar de comer carne sí devoras a tu hermano” … “Así es hermanos, Él Señor lo que quiere es un corazón contrito y humillado, un corazón que no sea despreciado, porque lo más importante que debe de existir en cada uno de nosotros, en este tiempo de Cuaresma, es pedir al Señor su misericordia compasiva, porque sin la misericordia, sin la compasión del Señor no podríamos vivir.”

Puedes leer: DIÓCESIS DE MATAGALPA. VÍA CRUCIS EN TIEMPOS DE PANDEMIA (COVID-19)

También el padre enfatizó que la cuaresma es un tiempo más, no es un día simplemente, sino un tiempo que viene: “No lo volvamos rutinario, convirtamos este tiempo, en un tiempo de conversión, un tiempo de caridad, un tiempo de misericordia, un tiempo de ayuno, un tiempo en el que el Señor quiere que nosotros rompamos con el pecado, rompamos con el yugo opresor, que seamos justos, que tratemos con amor, que tratemos con respeto al otro y que vivamos este día entregado al Señor”.

Finalizó invitando a los fieles, a que, al iniciar el primer Vía Crucis en viernes de Cuaresma, entreguen la vida en oración, compartiendo con el más necesitado para honra y gloria del Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Redacción: Juana Ruiz, Diócesis Media, Radio Santa Lucia Darío.

Deja una respuesta