Diócesis de Matagalpa

“Escuchar el clamor de los pobres, afligidos y llagados”. Monseñor Rolando Alvarez a líderes sociales y políticos

“Que los líderes sociales, políticos y económicos de Nicaragua escuchen el clamor de los pobres, escuchen el clamor de los afligidos, escuchen el clamor de los llagados”, dijo Monseñor Rolando Alvarez, Obispo de la Diócesis de Matagalpa, en su homilía el domingo 14 de febrero 2021, en la Iglesia Catedral San Pedro de Matagalpa, inspirado por el Evangelio del día.

Aquí parte del mensaje:

Nicaragua necesita renovarse, necesita transformación y cambio, y lo necesita porque como diría Santa Teresa de Calcuta en una de sus reflexiones:

“Los pobres tienen sed de agua, pero también de paz, de verdad y de justicia. Los pobres están desnudos y necesitan vestidos, pero también dignidad humana y compasión por los pecadores. Los pobres no tienen hogar y necesitan un refugio hecho de ladrillos, pero también un corazón alegre, compasivo y lleno de amor. Están enfermos y necesitan atención médica, pero también una mano caritativa y una sonrisa acogedora.

Los excluidos, los que son rechazados, aquellos que no son amados, los presos, los alcohólicos, los moribundos, los que están solos y abandonados, los marginados, los intocables y los leprosos… los que viven en la duda y la confusión, los que no han sido tocados por la luz del Cristo, los hambrientos de la palabra y de la paz de Dios, las almas tristes y afligidas…, los que son una carga para la sociedad, que han perdido toda esperanza y fe en la vida, los que olvidaron cómo sonreír y los que no saben lo que es recibir un poco de calor humano, un gesto de amor y de amistad – todos ellos, se vuelven hacia nosotros para recibir un poco de consuelo. Si les damos la espalda, damos la espalda a Cristo”.

Que los líderes sociales, políticos y económicos de Nicaragua escuchen el clamor de los pobres, escuchen el clamor de los afligidos, escuchen el clamor de los llagados. Que aquellos que andan de prisa y a la carrera, escuchen el clamor del pueblo, de los más pobres, campesinos, de los olvidados, marginados, discriminados, de los que son tratados como desecho o descarte, de los de la periferia, escuchen el clamor de ese pueblo y reconozcan con sencillez que no es con bonitas palabras ni con discursos agitados que se gana el corazón del pueblo.

Puedes leer: Seminaristas regresan a casas de formación

Un pueblo como el nicaragüense que es sabio, que sabe escuchar, que sabe hacer silencio y que observa está atento para saber realmente quién es capaz de tocar las llagas de los más pobres, de los heridos, de los más necesitados, es decir, capaz de abajarse, capaz de anonadarse y capaz no sólo de hablarle al pueblo, sino, sobretodo, ser pueblo.

Saluda a la ciudad de Matagalpa en su 159 aniversario:

El Obispo saludó al pueblo matagalpense en el aniversario de haber sido elevado a categoría de ciudad: “El Señor nos conceda, tal y como afirma el Papa Francisco en la Fratelli Tutti, la amistad social”.

Fotografías y redacción: Manuel Antonio Obando Cortedano.

Diócesis Media.

Deja una respuesta