Diócesis de Matagalpa

Solemnidad de Cristo Rey: “Para los creyentes reinar es servir”. Monseñor Rolando Alvarez

“Para los creyentes, reinar es servir. Servir. Sólo así se puede estar atento al clamor del pobre, del débil, del marginado. Muchas son las causas y no de ahora, que han empobrecido a nuestro país y estas causas las arrastramos desde hace 200 años”, indicó Monseñor Rolando José Alvarez Lagos, Obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí, en la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, en la Catedral Nuestra Señora del Rosario, Estelí, el domingo 20 de noviembre 2021.

Lee el mensaje:

“Para los creyentes, reinar es servir. Servir. Sólo así se puede estar atento al clamor del pobre, del débil, del marginado. Muchas son las causas y no de ahora, que han empobrecido a nuestro país y estas causas las arrastramos desde hace 200 años. Es decir, no somos pobres porque nos tocó ser pobres, sino porque desde que hay una decisión política de no distribuir la riqueza con equidad, a la persona se le somete a ser pobre.

Esta errónea decisión se ha configurado históricamente a partir de no construir cimientos mínimos aceptables para la construcción de un Estado Social y de Derecho. Sin una justicia independiente, el Estado se degrada en detrimento de la seguridad jurídica para el pueblo. El pueblo debe pagar en pobreza y en mayores costos el precio de la falta de una justicia independiente, de una justicia dependiente.

Puedes leer: 5 nuevos sacerdotes ordenados en la Diócesis de Matagalpa

La historia enseña que los reinos fundados sobre el poder de las armas, la intimidación, la amenaza, el chantaje, la coacción, son realmente frágiles y débiles. Y antes o después terminan quebrándose. Pero el Reino de Dios se fundamenta sobre el amor, la reconciliación, el perdón, la fraternidad, la solidaridad, la no exclusión, la no discriminación, que son condiciones para el desarrollo humano sostenible y el respeto a los derechos humanos. El Reino de Dios se radica en los corazones, ofreciendo a quien lo acoge paz, libertad y plenitud de vida”.