Diócesis de Matagalpa

“Jesús nos ha amado hasta el extremo” padre Vicente Martínez

El Jueves Santo la Parroquia Santa Lucía en Ciudad Darío celebró Eucaristía presidida por el presbítero Vicente Martínez misma que lleva a imaginar a Jesús celebrándola hace más de dos mil años, la iglesia la sigue celebrando no como una repetición sino como una actualización, es por ello que en cada Eucaristía los cristianos tienen que entregar alma, vida y corazón, para que aprendan a amar como Jesús lo hace, hasta el extremo.

El sacerdote inició la homilía explicando que el amor verdadero que llega hasta el extremo se da a través de la libertad y la persona que ama, de tal manera no pierde la alegría ni la paz, porque sabe que amar es el camino que lleva hacia Dios.

“Es importante tener presente que en la vida hay que amar a Dios hasta el extremo como Él ya lo hizo, porque es posible que en ocasiones se pierda la vista del cielo, y se hagan inclinaciones hacia las cosas materiales, como cristianos debemos de saber que eso no es lo correcto”. Expresó el presbítero Martínez.

Puedes leer: Oficios de la Pasión y Vía Crucis de Penitencia 2021 en Catedral

Seguidamente el padre compartió la enseñanza del evangelio, donde se muestra que Jesús es el verdadero Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, y siendo crucificado es como Jesús pasa de esta vida al Padre, lo que caracteriza su obra como un acto de amor sin límites hacia todas las personas.

Jesús ama a todos por igual:

“A través de un gesto de humildad y sencillez Jesús muestra que Él brinda su amor a todos por igual, debemos de comprender hermanos que la Eucaristía es servicio y también es entrega, al partir el pan y al lavar los pies a sus discípulos Jesús está diciendo ahí está mi vida entregada por amor aprendan también ustedes”, Enfatizó el religioso.

Haciendo énfasis en el lavatorio de pies el sacerdote explica que es de esta manera que Jesús levanta la dignidad de toda persona: “es por ello que nosotros en la vida tenemos que aprender a lavarnos los pies, lo que significa morir para que el otro viva”.

Para concluir el presbítero recordó que el servicio es esencial e importante por eso hay que darle gracias al Señor por estos tres grandes regalos, la Eucaristía, el sacerdocio y el mandamiento del amor.

Redacción Heather Ríos, Diócesis Media Radio Santa Lucía Darío.