Diócesis de Matagalpa

MASCARILLAS Y ENFERMEDADES CUTANEAS

Con el inicio de la pandemia por COVID-19 en diciembre del 2019, el uso de mascarillas se ha convertido hasta la fecha en el dispositivo de mayor uso a nivel mundial siendo de gran ayuda para disminuir la rápida propagación del virus del SARS-COV-2 y una manera de cuidarnos y cuidar a los demás, sobre todo a los mas vulnerables como son personas mayores y aquellos que sufren enfermedades con diabetes o azúcar en la sangre, hipertensión arterial o presión alta, obesidad, enfermedades pulmonares, cardiacas y otros.

Sin embargo, este nuevo dispositivo de protección se ha convertido para muchas personas en un problema de salud a nivel de la piel, pues hemos visto un incremento de enfermedades cutáneas de reciente aparición o agravamiento de problemas en la cara que existían antes de iniciar el uso de mascarillas de la forma en que la usamos hoy en día, este tipo de afecciones son: Eccema por contacto (irritación de la piel por el material del que está elaborada la mascarilla), acné (barros y espinillas), rosácea (enfermedad que genera enrojecimiento y sensibilidad en la piel por alteración de los vasos sanguíneos), dermatitis seborreica e infecciones por bacterias y hongos.

Puedes leer: “El Señor nos pide que le tengamos confianza a través de la Oración” Padre Salvador López

El hecho de usar mascarillas por mas de 6 horas a lo largo del día produce un aumento del calor de la piel de la cara, mayor humedad y calor local, también se ha encontrado mayor producción de sebo en esas zonas lo que se considera como las causas que favorecen el acné y el eccema, además del agravamiento de la rosácea o la aparición de infecciones por bacterias, hongos o virus.

La mascarilla es útil y debemos usarla, pero: ¿Qué podemos hacer?

Una de las recomendaciones que podemos hacer a los pacientes que presentan afectaciones cutáneas por el uso de mascarillas es cambiar el material de estas mascarillas, en lugar de usar materiales sintéticos podemos usar mascarillas de tela de algodón de tres capas ya que éstas han demostrado tener el mismo nivel de protección que las mascarillas quirúrgicas, otra recomendación es hacer uso de jabones neutros o syndet (jabones sintéticos) para lavarse la cara, hacer paños de agua de manzanilla, hidratar adecuadamente la piel con cremas-lociones para piel sensible y si usted está en su casa, puede omitir el uso de mascarillas.

Aquellos pacientes que presenten brotes de espinillas que no mejoran de forma espontánea, pacientes en quienes se agrava una enfermedad ya existente como rosácea, dermatitis seborreica así como aquellos que presenten infecciones de la piel, deben visitar a su médico de cabecera o en el mejor de los casos, visitar al dermatólogo.

Y recuerda lavarte las manos frecuentemente, mantener el distanciamiento físico, evitar las reuniones o aglomeraciones, lavar las bolsas y objetos que llevamos del mercado o de los supermercados y evitar salir si presentamos síntomas de COVID-19, la pandemia es una realidad y aun no tenemos vacunas.

Referencias:

Do To Protect Our Skin in a Pandemic. Maskne is one of 2020’s most widespread skincare problems.

Covid-19: síntomas clínicos y afecciones agravadas en dermatología. Dr. Christian Diehl, Dr. Juan G. Chalela. Skin focuswebinar, 4 feb, 2021, LSI SILDERMA.

https://www.dailymail.co.uk/news/article-8108215/Nurses-bruises-marks-suffered-wearing-coronavirus-masksSouth-Korea.html

Redacción: Dr. José Uriel Obregón P.

Médico dermatólogo.

Diócesis media Matagalpa, Iglesia y Salud.