Diócesis de Matagalpa

“Todos desde nuestra vocación y servicio somos importantes”, Monseñor Rolando Alvarez

En la homilía del domingo 23 de agosto en la Iglesia Catedral San Pedro de Matagalpa, Monseñor Rolando Alvarez, Obispo de la Diócesis de Matagalpa, aseguró que todos sin exclusiones ni exclusividades, y cada quien desde su vocación es importante en la construcción del reino de Dios y en el servicio a los demás.

En su mensaje iluminado por el Evangelio del día según San Mateo (16, 13-20), explicó que muchas veces se vuelve inentendible que los poderes del infierno no prevalecerán contra la Iglesia. Asimismo recordó el poder Divino que el Señor deja sobre la Iglesia de atar y desatar, “es del Padre, del Hijo y del Espíritu el poder, por eso es que los poderes del infierno no podrán contra la Iglesia, por eso es que la Iglesia tiene las llaves”.

Monseñor Rolando Alvarez

“Esta es la Iglesia, la Iglesia en que todos los bautizados estamos sentados sobre la misma mesa. Pensaba que grande es Dios que todos sin discriminación, sin exclusividades estamos sentados en la misma mesa, todos llamados al mismo banquete, como se recordaba el jueves pasado. En esta Iglesia cabemos todos, los hijos obedientes y desobedientes, está Iglesia que Juan XXlll, Pablo VI y otros pontífices la han llamado Madre y maestra”.

“Esta es la Iglesia de Cristo, es la madre y ¿Qué madre va a condenar a su hijo? A aquel que es carne de su carne, cuerpo de su cuerpo y sangre de su sangre; la Iglesia siempre está con las puertas abiertas, y aunque ahora estén cerradas físicamente es cuando más abiertas están. Esta es la Iglesia que como la Virgen Santísima está al pie de la Cruz acogiendo a todos, en ¿Qué momento de la pasión pudimos haber visto en esta mujer un destello de enojo? Ni si quiera eso. Esta es la Iglesia, la madre que acoge y la maestra que enseña, que indica el camino a su hijo y le advierte del mal camino, y aunque su hijo se moleste, la Iglesia siempre seguirá diciendo la verdad, denunciando las injusticias y anunciando la esperanza al reino de Dios”, insistió.

El Obispo antes de finalizar recordó la memoria litúrgica del martes 18 de agosto que recordaba a San Agapito de Palestrina, un laico: “Pensaba que lindo que los fieles sientan que en sus tareas terrenales están instaurando el reino, que lindo pensar en que un campesino, un ama de casa sepa que en sus cosas terrenales está instaurando el reino, que sepa que con la oración, humildad y caridad está instaurando el reino, que responde al mal con el bien. Que bonito encontrar esa gente con conciencia clara de su fe, que bonito ver ese personal de salud donde están todos, no sólo los médicos sino el camillero, el que vigila, el que maneja consciente de que con su servicio son fermento para el mundo, que bonito el empresario que dice aquí están mis cinco panes y dos peces al servicio del reino, del necesitado y del pobre, que bonito las instituciones que se dedican a promover el cuidado a los demás. Todos somos importantes, nadie es ajeno a ese llamado, a esta vocación”.

Puedes leer:“Hoy los nicaragüenses todos, debemos gritar: Señor ayúdame”. Monseñor Rolando Alvarez

“La Virgen Santísima Reina de los apóstoles, interceda por nosotros, para que nos ayude a tomar conciencia de ser Iglesia, irla amando, irla queriendo e irnos entregando cada día por la Iglesia que es nuestra madre y maestra, por la Iglesia que es una santa, católica y apostólica”.

Cuidarse ante la pandemia:

Después de impartir la bendición, el Obispo reiteró su llamado a cuidarse, a no bajar las defensas porque el virus no se ha ido y aunque en este tiempo gracias a Dios ha bajado “es muy peligrosos si no nos cuidamos”.

Redacción: Manuel Antonio Obando Cortedano.
Diócesis Media.