Diócesis de Matagalpa

“Jesús tiene que estar en el centro de nuestro corazón”. Padre Danny García

En el domingo XXVIII del tiempo ordinario el Padre Danny García, celebró la Eucaristía de 6 am en la Parroquia San Juan Bautista en Muy Muy, dio gracias a Dios por la oportunidad de un nuevo día y al reflexionar el Evangelio de este día (San Marcos 10, 17-30), manifestó que “Jesús tiene que estar en el centro de nuestro corazón”.

Al iniciar con la homilía el religioso explicó brevemente que en el Evangelio de este día Jesús hace una clara advertencia acerca de la procedencia de las riquezas, en ocasiones estas impiden a la humanidad ganar la vida eterna: “Hermanos hoy recordamos a los fariseos, eran personas que enseñaban la ley y tenían el control y los publicanos su riqueza se había formado de la recaudación de impuestos, eran personas que se beneficiaban de los más humildes, como buenos cristianos tenemos que darnos cuenta que para ganar la vida eterna no hay que parecernos a estas personas, debemos acercarnos a Jesús y esto implica sacrificio, humildad, amor verdadero e imitar las buenas obras y emprender el camino a la santidad”.

La vida eterna:

“Si la riqueza en nuestra vida tiene un valor muy grande, sentimos que es lo único que nos da la felicidad, anhelamos tantas cosas que olvidamos que nuestro objetivo es la vida eterna, hermanos la riqueza es caduca y el Evangelio nos dice que no nos apeguemos a las cosas materiales porque estas son alegrías momentáneas. Cuando el Evangelio entra a nuestras vidas nos damos cuenta que si somos pobres es una ganancia porque tenemos a Cristo y él nos da una felicidad verdadera, auténtica y duradera”, agregó.

“Jesús tiene que estar en el centro de nuestro corazón”. Padre Danny García

“Algo que he visto últimamente en la red social de Facebook es que hay muchas personas que están esperando el mes de diciembre y expresan su deseo de reunirse en familia, sabemos que la situación que vivimos en estos días es muy difícil pero lo más importante es que en los corazones de las personas está viva la esperanza y es bonito ver que en este tiempo hemos aprendido una gran lección y es vivir con lo mínimo, aprender a valorar a la familia y apoyar a quien más lo necesita, no requerimos de grandes riquezas para sentirnos bien y amados por nuestra familia y por nuestro Señor”, indicó el Padre García.

Puedes leer: “Vivir honestamente de cara a Dios”. Padre Raúl Villegas

Finalizó su homilía recordándole a los fieles que Jesús siempre los acompaña en su caminar, que su amor y misericordia es infinita y les invitó a tener un corazón lleno de amor para ayudar a quienes más lo necesitan en este tiempo de pandemia.

Redacción: Hilda Bermúdez

Diócesis Media – Parroquia San Juan Bautista, Muy Muy.

Deja una respuesta