Diócesis de Matagalpa

“Mi rey no tiene una corona de oro, tiene una corona de espinas”, Padre Danny García

Con la solemnidad de Jesucristo, Rey del universo la Iglesia católica concluye el tiempo ordinario, un tiempo al que los fieles estuvieron llamados a preparar su corazón a través de los Evangelios que se meditó cada domingo. Durante la Eucaristía que presidió el Padre Danny García, compartió con los presentes su admiración y amor hacia Jesús expresando: “Mi rey no tiene una corona de oro, tiene una corona de espinas”.

El Evangelio con el que concluye el ciclo litúrgico está tomado de San Juan (18,33b-17), donde presenta un dialogo entre Jesús y Pilato mostrando el interés que tenía Pilato de saber si Jesús era rey. “Hermanos Jesús a pesar de que no tenía quien lo defendiera se enfrentó ante Pilato y vemos a un Jesús lleno de humildad manifestando que no solo era el rey de los judíos, él vino para ser el rey de todos nosotros y su demostración más pura y sincera fue al quedarse crucificado en la cruz”, explicó el religioso.

Padre Danny García
Padre Danny García

La humildad de Jesús:

“Los soldados se burlaban de él porque no tenía una verdadera corona, no portaba una capa que engalanara su nombramiento de rey, Jesús se muestra humilde y sencillo y esto escandalizó a grandes personalidades que estaban acostumbrados al materialismo, hermanos no necesitamos de cosas extravagantes para llamar la atención y el ejemplo más claro que tenemos es a nuestro rey con su sencillez salvó a quienes creyeron de todo corazón en él”, indicó.

“Así como en el tiempo de Jesús en la actualidad hay reyes que dicen ser del pueblo, pero no conocen las necesidades de las personas y si nos detenemos a reflexionar un momento nos daremos cuenta que el único que nos conoce a la perfección, sabe que es lo que más necesitamos y en qué momento va a manifestar su amor y misericordia a través de sus bendiciones es Jesús. Si realmente hemos entendido que Jesús murió por nuestra salvación debemos de sentirnos alegres, postrarnos ante él y tengamos cuidado con las idolatrías disfrazadas que solo engañan al corazón porque fuera de Jesús todo es vanidad”, detalló el Padre García.

Puedes leer: Formar una gran red de servicio, fraternidad solidaria entre los nicaragüenses. Monseñor Rolando Alvarez

“Mi rey no tiene una corona de oro, tiene una corona de espinas”, Padre Danny García
“Mi rey no tiene una corona de oro, tiene una corona de espinas”, Padre Danny García

“El reinado de Jesús nos trae la felicidad en el cielo y si realmente queremos vivir con fe la solemnidad que celebramos en este día tenemos que abrir nuestro corazón a ese hombre humilde y lleno de misericordia, dejemos que él se quede con nosotros y dispongámonos a vivir su palabra”, añadió.

“Que este tiempo que hoy finalizamos estemos llenos de alegría, continuemos en profunda meditación y aprendamos a abandonarnos en el Señor”, concluyó el religioso.

 Redacción: Hilda Bermúdez

Diócesis Media – Parroquia San Juan Bautista, Muy Muy.