Diócesis de Matagalpa

Espacios cerrados: Lo nuevo de la Pandemia

A un a un año de que se reportara el primer caso de COVID-19, la BBC Science Focus, el 14 de enero, presentó lo nuevo de la pandemia en “Coronavirus: Que hemos aprendido sobre su transmisión en el último año (y cómo puede cambiar nuestra forma de combatirlo)”, donde el doctor Muge Cevik – catedrático de la Universidad St Andrews y miembro del Grupo Consultor sobre Amenazas de Virus Respiratorios Nuevos y Emergentes (NervTag, por sus siglas en inglés), del gobierno británico, publicó un amplio metaanálisis de estudios recientes relacionados con el virus causante del covid-19.

Se trata de 79 estudios publicados en los últimos 12 meses que fueron examinados en donde se encontró que la mayoría de las infecciones ocurrían en espacios cerrados, también está quedando claro que la duración del contacto es importante, cuanto más tiempo se pases con una persona infectada, y cuanto más numeroso sea el grupo, mayor será el riesgo.

Si estás en un entorno cerrado y estás haciendo varias actividades (cantando, gritando o comiendo), se producen muchas más microgotas y si no hay suficiente ventilación esas microgotas permanecen suspendidas más tiempo. Hay unos estudios que muestran que abrir una ventana disminuye el riesgo de infección. Por ejemplo un estudio que examinó un brote en un autobús, observaron que las personas que estaban sentadas cerca de una ventana no se infectaron.

El abrir las ventanas es igualmente útil porque necesitamos seis “cambios de aire” por hora. Si abres una ventana cinco o seis centímetros en un cuarto pequeño, eso podría hacer circular el aire para cinco personas.

Se le ha prestado mucha atención al lavado de manos, que también es importante. Pero debemos poner el énfasis en el hecho de que si estás pasando mucho tiempo en un espacio cerrado, sin la puerta o la ventana abiertas, el riesgo sigue siendo más alto, aunque te laves las manos.

Lo que hemos aprendido durante los últimos meses es que el coronavirus tiende a propagarse en cúmulos o agrupaciones de personas.

Muchas personas todavía temen ir al supermercado, mientras que sí, se sientan en un restaurante durante horas. El riesgo de trasmisión es muy diferente, la gente no se queda mucho tiempo en un supermercado y también es un espacio enorme donde te acercas poco a otras personas. Pero en los restaurantes, estás hablando y comiendo en grupos. Cuando se está en un grupo, la gente tiende a sentirse más cómoda y no sigue las mismas medidas como las que toman con personas que no conocen. Ahí es donde estamos viendo que ocurre la infección.

Básicamente aconsejaron evitar aglomeraciones y contacto cercano en espacios cerrados, especialmente si involucran hablar o cantar.

¿Qué tan problemática es la trasmisión asintomática?

Las personas asintomáticas parecen ser responsables de más o menos 20% de todas las infecciones, y probablemente son un tercio de infecciosas comparadas con las que ya tienen o desarrollarán síntomas.

Puedes leer: “La vida del hombre en este mundo es pasajera”. Padre Vicente Martínez

Eso nos dice que debemos enfocarnos mucho más en las personas sintomáticas: cómo identificarlas temprano, cómo hacerles pruebas temprano, cómo asegurarnos de que se aíslen durante el período más infeccioso en lugar de tratar de identificar a todo el mundo.

Redacción: Dra. Ivania M. Gomez Montoya.
Diócesis Media Iglesia y Salud.

pandemia

pandemia