Diócesis de Matagalpa

Monseñor Rolando Alvarez en V Jornada de Oración de los pobres recuerda sufrimiento de Nicaragua

“Cuantas personas en Nicaragua se sienten consternadas e incluso angustiadas. La Iglesia como madre y maestra celebra la V Jornada de oración por los pobres, nosotros recordamos también a los desempleados, a los migrantes, a los hermanos nicaragüenses que viven en la extrema pobreza, a los que se ven obligados a salir, a los que fueron lanzados al desempleo informal, a la mujer anónima”, indicó Monseñor Rolando José Alvarez Lagos, Obispo de la Diócesis de Matagalpa y Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí, el domingo 14 de noviembre 2021, en la Iglesia Catedral San Pedro Apóstol, Matagalpa.

Texto del mensaje:

Cuantas personas en Nicaragua “se sienten consternadas y, a veces, incluso angustiadas. Las perturba constatar conductas individuales o de grupo que muestran una desconcertante ausencia de valores. Nuestro pensamiento va, naturalmente, a ciertos sucesos, algunos recientes, que, a quien los observa con atención, le producen un escalofriante sentido de vacío. Cómo no interrogarnos sobre las causas, y cómo no sentir la necesidad de alguien que nos ayude a descifrar el misterio de la vida, permitiéndonos mirar con esperanza al futuro?” (San Juan Pablo II).

Y el Papa Benedicto XVI afirma por su lado: “tampoco en nuestros tiempos faltan calamidades naturales, y lamentablemente ni siquiera… violencias. Hoy necesitamos también un fundamento estable para nuestra esperanza…”. Esa esperanza es Cristo y su Palabra que es inalterable y eterna. La Iglesia como Madre y Maestra celebra hoy la V Jornada Mundial por los pobres y el Papa Francisco nos recuerda a las personas solas, marginadas y discriminadas. Nosotros recordamos también a los desempleados, a los migrantes, a los hermanos nicaragüenses que viven en extrema pobreza, en “sufrimiento e indigencia, en las condiciones a veces inhumanas en las que se ven obligados a vivir”; a los que viven en el subempleo y a tantos que fueron lanzados al empleo informal, sin ningún tipo de prestaciones sociales.

Recordamos a la mujer anónima:

Recordamos a la “mujer anónima… que representa a todo el universo femenino” que no tiene voz y sufre violencia. “Parece que se está imponiendo la idea que los pobres no sólo son responsables de su condición, sino que constituyen una carga intolerable para un sistema económico que pone en el centro de los intereses algunas categorías privilegiadas”. El empobrecimiento es producto de corrupción, desigualdades, distribución inequitativa. De ahí que el llamado del Santo Padre es a no dejarnos conducir “a un acostumbramiento que se convierta en indiferencia, sino a involucrarnos en un compartir la vida que no admite delegaciones”.

Puedes leer: “En la palabra de Dios no perdemos esperanza”. Monseñor Rolando Alvarez parroquia San Pedro Darío

Hermanos y hermanas, los de abajo, los de a pie, los que somos pueblo, debemos crear una gran fraternidad solidaria para que aunque los montes se desplomen en el mar y las aguas embravecidas golpeen contra la embarcación de nuestras vidas, estando unidos en solidaridad fraterna no puedan alterar nuestra vida sencilla y digna, llena de valores tradicionales, heredados por nuestros antepasados. Porque Cristo es nuestra paz y nuestra esperanza permanecemos inamovibles en la esperanza a la que hemos sido llamados, porque además esta esperanza nunca defrauda”.

Fotografías: Manuel Antonio Obando Cortedano.