Diócesis de Matagalpa

“Crucifiquemos nuestro cuerpo al mundo y que solo vivamos para Dios”. Fray Silvio Elías

El camino a la cruz, enseña lo que Cristo hizo por nosotros, a no vivir para nosotros, sino para Dios, hemos sido quienes lo crucificaron a causa de nuestro pecado, ingratitudes, maldades e infidelidades”, expresó Fray Silvio Elías vicario de la parroquia Inmaculado Corazón de María-Iglesia San José, Matagalpa, el pasado viernes 19 de febrero, durante el primer Viacrucis en el interior del templo.

Recordó a los fieles que “al iniciar el tiempo de cuaresma, de conversión y de gracia, sea camino a la cruz, acompañar a Jesús, morir al pecado y resucitar con él para una nueva vida”.

Fray Silvio Elías primer Viacrucis en el interior del templo

También manifestó que, “la conversión es una lucha contra el mal, cada día y en cada uno de nosotros, es alejarnos de la ansiedad: Comida, ropa, diversión, placer, viajes, y es ponernos a la presencia del Señor a través de este sincero deseo de seguirlo a él”.

“Seguir los pasos de Jesús camino al calvario nos ayudará a poder vencer las tentaciones que el demonio pondrá en este tiempo, en este camino espiritual. Este camino doloroso que recorrió Nuestro Señor al fin de ganar nuestra libertad. Que esta práctica piadosa sea con sentimiento de arrepentimiento de pecadores, y en ella encontraremos una nueva forma de agradecer a Dios por su infinito amor”.

Puedes leer: El desierto y las tentaciones que vive Nicaragua. Monseñor Rolando Alvarez el primer domingo de Cuaresma

primer Viacrucis en el interior del templo San José Matagalpa
primer Viacrucis en el interior del templo San José Matagalpa

Concluyó su mensaje explicando: “Las caídas, el sufrimiento, la angustia y la muerte de Jesús no fue por el peso de la cruz, sino por el peso de nuestros pecados de la humanidad. Hoy es tiempo que como cristiano nos comprometamos a llevar nuestro peso de la responsabilidad con la iglesia. Hermanos comprometámonos a llevar el peso de nuestra cruz de la pobreza, nuestras debilidades y así como Jesús le despojaron sus vestiduras, les invito a despojar sus vanidades, orgullo, vicios, malos hábitos, nuestro carácter, las mentiras y de las personas que nos hacen mucho daño”.

Redacción: Eleazar Herrera
Diócesis Media, Parroquia Inmaculado Corazón de María Iglesia San José.

Deja una respuesta