Diócesis de Matagalpa

El estrés y como enfrentarlo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el estrés como: El conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción. Los síntomas de estrés pueden estar afectando tu salud, aunque no te des cuenta. Puedes pensar que una enfermedad es la culpable de ese dolor de cabeza irritante, del insomnio o de tu menor productividad en el trabajo. Pero el estrés puede ser la causa.

Existen tres factores a tomar en cuenta como son: El entorno, la percepción de la persona de sus propios recursos, y como la persona percibe el entorno.

Acontecimientos que estresan en el trabajo:

❖ Trabajo con gran demanda de atención y alto grado de dificultad.
❖ Actividades de gran responsabilidad.
❖ Funciones contradictorias.
❖ Creatividad e iniciativa restringidas.
❖ Exigencia de decisiones complejas.
❖ Cambios tecnológicos intempestivos.
❖ Ausencia de plan de vida laboral.
❖ Amenaza de demandas laborales.

Efectos comunes del estrés:

Los síntomas de estrés pueden afectar tu cuerpo, tus pensamientos y sentimientos, y tu comportamiento. Ser capaz de reconocer los síntomas comunes de estrés puede ayudarte a controlarlos.

En tu cuerpo
En tu estado de ánimo
En tu comportamiento
Dolor de cabeza
ansiedad
Consumo de comida en exceso o por debajo de lo normal
Tensión o dolor muscular
Inquietud
Arrebatos de ira
Dolor en el pecho
Falta de motivación o enfoque
Drogadicción o alcoholismo
Fatiga
Sentirse abrumado
Consumo de tabaco
Cambio en el deseo sexual
Irritabilidad o enojo
Aislamiento social
Malestar estomacal
Tristeza o depresión
Práctica de ejercicio con menos frecuencia
Problemas de sueño.

“Ponte en movimiento para controlar el estrés”

Explora estrategias de manejo del estrés, como las siguientes:

❖ Hacer actividad física con regularidad.
❖ Practicar técnicas de relajación, tales como respiración profunda o masajes.
❖ Mantener el sentido del humor.
❖ Pasar tiempo con la familia y los amigos.
❖ Reservar tiempo para pasatiempos, como leer un libro o escuchar música.
❖ Trata de encontrar maneras activas de controlar el estrés. Las formas inactivas de controlar el estrés, como ver la televisión, navegar por Internet o jugar videojuegos, pueden parecer relajantes, pero pueden aumentar el estrés a largo plazo.
❖ Y asegúrate de dormir lo suficiente y mantener una alimentación saludable y equilibrada. Evita el uso de tabaco, el exceso de cafeína y alcohol, y el uso de sustancias ilegales.

Puedes leer: Hipertensión arterial y síntomas

¿Cuándo buscar asistencia?

Si no estás seguro de si el estrés es la causa o si has tomado medidas para controlarlo pero los síntomas continúan, consulta a tu médico. Además, busca ayuda de emergencia inmediatamente si tienes dolor en el pecho, en especial si también tienes dificultad para respirar, dolor en la mandíbula o en la espalda, dolor que se irradia al hombro y al brazo, sudoración, mareos o náuseas.

Dra. Ivania M. Gómez Montoya
Medico general / Especialista en radiología.
Diócesis Media, Iglesia y Salud.

Deja una respuesta