Diócesis de Matagalpa

“El caminar del hombre sin Dios se va al precipicio de la muerte”, padre Uriel Vallejos

En su Homilía del Domingo XVI del tiempo ordinario el presbítero Uriel Vallejos, Párroco de la Parroquia Divina Misericordia en Sébaco expresó que el caminar del hombre sin Dios se va al precipicio de la muerte, en cambio cuando reposa en Dios, encuentra la fuerza para continuar y avanzar como peregrinos en la tierra.

Mencionó que ante la pandemia que azota a la humanidad el Señor Jesús es el descanso de sus hijos: “Ante la realidad del país sólo nos queda expresar desde el corazón que Dios es nuestro descanso“.

“El discípulo quiere encontrarse con el Maestro, por que el Maestros escucha y no rechaza, el buen amigo es el que te escucha y nosotros deberemos de escuchar, comprender que Jesús está en todos nosotros, todos podemos escuchar, todos ejercemos una función importante en la vida, el Maestro ve al corazón, a través de la mirada, ve nuestra alma, ve la realidad de sus discípulos y él les llama a solas para que descansen”, explicó.

Padre Uriel Vallejos, Párroco de la Parroquia Divina Misericordia en Sébaco.
¿Quién es Jesús y quién es el que nos llama? Tres verbos para reflexionar:

El sacerdote utilizó tres verbos para acompañar su reflexión los cuales son:

El primer verbo es, “Jesús nos ve” en esto manifestó que la óptica de Dios no es la óptica del mundo, sino que es la mirada tierna y misericordiosa: “Jesús es la mirada que ve cuando nosotros queremos encontrarnos con él”.

Tener compasión fue en el segundo verbo que reflexionó y enfatizó que hay que ponerse en el lugar del otro: “Jesús nos da la misericordia que es el modo que perdonar nuestros pecados, tenemos que aceptarnos tal y como somos y tener compasión con nosotros mismos”.

Y por último explicó el verbo enseñar: “Jesús sabe que ellos deben acompañar a su comunidad, enseñar a proclamar, Jesús él es Maestro de cada uno de nosotros, pero para esto hay que dejarnos iluminar por su palabra”.

Puedes Leer: “No pierdan la esperanza, en Nicaragua sucederá una acción sobrenatural”. Monseñor Rolando Alvarez en Santuario del Divino Niño

“Pidamos al Señor que nos capacite para amarle, encontrarle y tener descanso en él, el hombre sin Dios es vacío, para el hombre con Dios es más fácil llevar la vida”, concluyó

Redacción: Brayan Ramírez, Diócesis media, Parroquia Divina Misericordia, Sébaco.

Fotografías: Canal Católico de Sébaco

Deja una respuesta