Diócesis de Matagalpa

«Nicaragua no debe estar triste», Presbítero Uriel Vallejos

Durante la Homilía del XXX domingo del tiempo ordinario, el Presbítero Uriel Vallejos expresó que Nicaragua no debe estar triste, porque Dios supera su situación y los exiliados como menciona la primera lectura; volverán inundados de alegrías por que han sido redimidos por el señor.

Además manifestó que la esperanza no defrauda en el hoy de la historia, porque Dios ha derramado su amor en cada uno de los corazones de los nicaragüenses.

Nicaragua no debe perder la esperanza:

«Nicaragua no debe perder la esperanza porque cuando el Señor cambie nuestra suerte, como nos dice el salmo; los que sembraban con lágrimas cosecharan con alegría, los nicaragüenses debemos decidir, continuar y decir: ¡Basta ya!, no son las ONG, las que cambiaran nuestra paria, somos nosotros, nadie más va a cambiar la historia de este país», expresó el Padre Uriel.

Presbítero Uriel Vallejos

El Padre Uriel, se refirió al trabajo que realizan los poderes del estado de Nicaragua, a que este debe ser por el bien común del país y no por intereses mezquinos: «La política si se lleva a cabo en el respeto a la vida, la libertad y la dignidad de las personas, puede convertirse en una forma inminente de la caridad, esa es la verdadera política».

También el presbítero se dirigió a aquellas personas que dicen que los sacerdotes solo hablan de política, a lo cual respondió lo siguiente: «Lo que hacemos es educar las conciencias, no hay que ser cómplices de ladrones, ni criminales, porque esos pecados claman al cielo, no nos manchemos las manos.”

Puedes leer: “¿Existen en Nicaragua esas condiciones básicas e indispensables para el ejercicio de elecciones libres, justas y transparentes?”. Mons. Rolando Alvarez

Finalizó su mensaje con la frase de San Juan Pablo II: «Por muy poderoso que sea un dictador, sólo es un hombre, no tengan miedo”.

Redacción: Brayan Ramírez y Alexandra Chavarría

Diócesis media parroquia Divina Misericordia – Sébaco